sábado, 30 de mayo de 2015

He vuelto a hacerlo




he vuelto a hacerlo, 
he vuelto a enfundarme en este siniestro disfraz de carne y hueso 
buscando el escurridizo placer de sentirme hombre, 
explorando en mis propias carnes el cruel sufrimiento 
de caminar por las calles 
buscando las experiencias de ser un simple mortal del montón 
ocupado en los quehaceres diarios de querer sentirme vivo, 
soporto el dolor que produce el rechazo de mi cuerpo 
a todo lo humano, 
y ahora, 
paseo bajo el sol que brasea mis retinas a fuego lento, 
las respuestas no tienen significado por mucho 
que me empeñe en buscar la respuesta correcta, 
la ecuación sigue flotando en el aire evitando 
despejar la X, 
me adelanto susurrándole promesas de amor al oido 
a esa bala que se introduce a mi cabeza dejando al salir de mí 
estelas de sangre y pensamientos equibocados, 
lo correcto me asquea a niveles insoportables 
para este disfraz de hombre que me he puesto al comenzar el día.