jueves, 28 de mayo de 2015

Pies en el barro


entusiastas empedernidos esperamos
secarse las huellas que dejemos en el barro,
¿quien necesita porciones de cielo?
en cada esquina prostituyo trozos oxidados de aquello que fue
nuestra ingotable película en versión original subtitulada,
los recursos se agotan,
el catastrófico sentido de la vida se vuelve
un clásico mencionado en todos los poemas que dejamos de leer,
reconstruimos ansiosos ruinas con piezas de colores,
nos embarcamos en la faraónica construcción de muros y paredes
rodeando mundos que ya construimos
sin saber que éramos creadores en nuestra sabia ignorancia,
y seguimos esperando el final de este hoy que no se acaba,
el presente continuo nos agota,
mirándonos con caras de sendos gilipollas olvidando quien dijo
la última palabra, la última voz que cayó al suelo
rompiéndose en mil pedazos,
quebrantando con el estruendo toda ambientación de suspense,
¿quién escribe el guión de esta patética obra?
¿quién aparcó frente a la boca de incendios
impidiéndonos regar las flores?