lunes, 1 de junio de 2015

Perdona si no te quiero lo suficiente



perdona si no te quiero lo suficiente,
solo se destrozar las vidas que pongo a mi lado
sin remordimientos en tiempos futuros,
¿y que más da si solo soy un insecto
de esos que crujen al pisarlos?
nunca he tenido posibilidades reales de ascender
en la cadena alimentaria que te separa de las bestias,
ansiaba lamer el suelo donde reposaba tu sombra
extenuado por los orgasmos que fingías en el intento fallido
de hacerme sentir el hombre,
pero ahora me he aceptado como bajeza,
ya no me relamo pensando en tu sexo
mientras devoro a dentelladas la basura que me ofrecían
tus manos evitando rotundas el contacto piadoso de una caricia,
ahora escucho tu voz y me quedo indiferente,
indiferente ante tu actuación sádica en la representación dramática
de hacer que me querias,
indiferente ante tus idas y venidas en este exquisito arte
de dañarme a ciencia cierta dejando cicatrices que durasen la vida entera,
indiferente ante la indiferencia que con sutileza disfrazabas
con ropajes sensuales de sedosas mentiras y exóticos encajes,
así que perdona si no te quiero lo suficiente,
puede que mi coeficiente intelectual
menguase en cada masturbación que me provocabas con tu ausencia,
o puede, solo puede,
que por una vez en mi vida haya sabido tomar la decisión correcta,
y ya no se pierda mi mirada en el vaivén de tus caderas,
ni piense en pegar mi vientre al tuyo durante noches enteras,
quizá repele el sabor de tus pezones que me creía de miel hace unos días,
ahora tan solo saboreo mi propia saliva sin extrañar
la viscosidad de la tuya entre mis dientes,
por eso cariño perdona
si no te quiero lo suficiente.