viernes, 24 de julio de 2015

Leyendo a un poeta muerto


intento leer un poema
mientras un rumano sonriente
toca el acordeón junto a mi oreja;

intento leer un viejo poema

mientras el hombre sentado frente a mí
me mira fijamente a la cara
y yo finjo no verlo;

intento leer un viejo poema

de un poeta muerto hace tiempo
mientras las adolescentes
con sus cortísimos pantalones cortos
cruzan y descruzan sus piernas indiferentes;

intento leer un viejo poema

de un poeta muerto hace tiempo
que ahora tanto le dá la fama
mientras en el pasillo del metro
mis hombros chocan
con los hombros de otras personas
que a su vez chocan con los hombros de más personas
intentando no chocar conmigo;

intento leer un viejo poema

de un poeta muerto hace tiempo
que ahora tanto le dá la fama
y quien compre
o deje de comprar sus libros
mientras pienso en un buén final
para este poema.