sábado, 1 de agosto de 2015

Jodiéndolo todo


siempre acabo 
jodiéndolo todo,
debe de ser
por la descordinación
entre cerebro y boca,
pero cada vez
que pronuncio mis pensamientos
en alto,
apestan más
que si los hubiera
defecado,
¿cuándo aprenderé
a estar callado?
busca tú
final para esto.