jueves, 20 de agosto de 2015

Miradas prostituidas




por la ventana
prostituyo miradas,
la noche trae soledades,
voces mudas
y cálculos mentales
de dosis hipnóticas,
no duermo,
el colchón anhela mi cuerpo,
la muerte
mi lengua dentro de su boca,
¿y si morir no está tan mal después de todo?