miércoles, 4 de noviembre de 2015

Léntamente


no soy un Beat ni un Maldito,
J. D. Salinger escribió
en "El guardián entre el centeno"
todo lo que yo tengo que contar
como escritor,
me lamento,
sobre mi cuerpo
sudores de dos días
que he decidido no lavarme,
protejo bajo ellos
la vergüenza por éste cuerpo muerto
de pezones insensibles
y polla flácida que vive
del recuerdo de viejas batallas;
quizás debería cruzar el país
a lo Kerouac,
intentando huir de mi anorexia sexual,
o sencillamente
envidiar a los yonkies
que junto a las vías
se dejan morir
(sin nada mejor que hacer)
léntamente.