miércoles, 11 de noviembre de 2015

Patéticas vidas


suena repetitivo
pero sucede de nuevo,
otra retención por embargo
duerme en mi cuenta corriente;

por otro lado

espero el ingreso de mi nómina,
un salario de mierda
por un mes de prostitución,
puro sexo sucio sin caricias ni "te quieros";

pienso en como prosperan

ciertos chicos del barrio
llegando a ser algo,
lo más lejos que he llegado yo
es a sentarme frente al televisor
y mirar capítulos de los Simpsons repetitívamente,
¿pero qué significa "ser algo"?;

imagino que soy

un semental a lo Chinaski,
tal vez un ideólogo como Bonanno
o un guerrillero igual que Facerías,
pero la ciudad me engulle
como lo engulle todo
sin dejar nada,
y horas después
defecará poemas de vidas miserables...
...y a mí.