jueves, 7 de enero de 2016

Cariado


tengo tres caries,
un tic nervioso,
dermatitis en la cara,
unas zapatillas negras,
un diazepan bajo la lengua
y ningún libro en el mercado;

mi ardor de estómago
no olvida
mis cuarenta otoños sin ninguna primavera
mientras escupo sangre
al cepillarme los dientes
y espero,
sencillamente espero,
que no se me carie otra muela.