lunes, 21 de marzo de 2016

Escarcha en las plumas


rompo con el dedo
la fina capa de escarcha 
que ha dejado la madrugada sobre
los capós de los coches;

las gaviotas muertas que no 
resistieron  la última tormenta
siguen flotando en el mar a la deriva
mientras alguien me pregunta
             
                 -Juan, de niño eras                     un chaval
                  alegre y cariñoso                      ¿qué cojones
                  has hecho con tu                       vida?-

nunca se deberían hacer preguntas
cuando sabes que no
te gustarán las respuestas,
pero aún así 
me sigue resultando divertido 
mandar a la mierda 
a la gente.