lunes, 7 de marzo de 2016

Verdad descompuesta


descomponerse en un agujero
en la pared
donde
con un poco de suerte
alguien te llevará flores
un primero de noviembre,
y de nada habrá servido
el sacrificio diario
por la vida,
la lucha por mantener y educar
a tus hijos,
el esfuerzo por pagar un piso
que jamás te pertenecerá
ni el haber puesto el culo
para conservar un trabajo de mierda,

eso es la muerte;

¿entonces papá, los abuelos...?

no hijo,
los abuelos
no están en el cielo.