lunes, 11 de julio de 2016

DIARIO DE AGONIAS - Experiencia 1



  Éste, es el diario secreto  bajo la almohada de la quinceañera que asfixia sus  muñecas de niñez en bolsas negras de basura porque ya es mujer y escribirlo ocuparía más de 140 caracteres (puto twitter); es el diario del que pasado los cincuenta se mira el pene al ducharse echando de menos las erecciones de juventud. 
  Éste, es el diario de un niño de ocho años que no entiende por qué sus padres lo llamaron Carlos en vez de Jennifer y le obligan a comprarse mochilas de superhéroes en vez de princesas para ir al colegio; es el diario de una ama de casa que consume su vida y el desinterés de su marido a fuego lento en el caldo del puchero sin alejarse mucho del perímetro radial de la cocina.
   Éste, es el diario íntimo de un perro sucio y apaleado, qué por mucho que le duela los golpes, no puede evitar buscar a alguien que lo siga apaleando, porque es mejor una tortuosa compañía que la soledad de una vida sin amo; es el diario de una ex-multiorgásmica, siguiendo el rastro de miguitas de pan en mitad del bosque buscando sus antiguas corridas, encontrando sólo pájaros muertos por empacho.
  Éste, es el diario de las palabras que pierden los escritores, ríenedose de sus hermanas escritas que jamás serán leídas, pero llorando por no conocer papel que les ladre; es el diario de un beso en la comisura de los labios, y del ansia de la lengua por llegar a más, y del corazón por llegar a menos. 
  Éste, es el diario de la niña que se columpia en el parque importándole una verdadera mierda las vueltas que dé el mundo, si casi puede tocar con sus pies el cielo y su madre está a su lado para recogerla si cae al suelo; es el diario del hombre que decidió cambiarse a sí mismo para que el mundo no lo cambiara y acabó siendo él mismo.
  Éste, es el diario del demente que mirando  una hormiga se alegra por haber encontrado algo más grande que su locura, y calcula mentalmente cuanta locura hay en el interior de un hormiguero; es el diario de las letras que quisieron ser poema, pero sólo llegaron a vómito limpiado en servilleta de papel después de una noche de borrachera.
  Éste, es el diario de las monedas encima de un mostrador esperando ser  cambiadas por esperanza en forma de boleto de lotería, pero sólo hay una bala ganadora en el bombo del sorteo; es el diario de las noches sin dormir, de los días dormidos, del estar jodiendo y el estar jodido.
   Éste, es el diario de no llegar a ninguna parte, pero a ningún sitio también se llega cansado y rendido por mucho que descanses en el camino; es el diario de una vida, que como toda vida, vive esperando la muerte pensando en otra cosa mientras cava su propia tumba. 
  Éste, es el diario de la experiencia 1.