sábado, 10 de diciembre de 2016

#miabrigomibufandayyo



Una rumana con sonrisa de oro me pide dinero,
un avión hacia ninguna parte,
una vieja limpiando los cristales de su balcón,
un trapo húmedo.
Sigo sin esperar mucho de la vida.

#miabrigomibufandayyo

Una existencia clavada al suelo,
la sombra del tripulante de un barco de papel,
aguas fecales,
el final del camino.
Y al final, un camino.

#miabrigomibufandayyo

Un cuerpo en espera de descomposición,
carne dentro de ropa sudada,
frías vías que no llegan a ninguna parte,
un bolígrafo escribiendo sobre papel mojado.
Cartas escritas a una muerte ausente.

#miabrigomibufandayyo

Una vida de calle en calle,
una búsqueda que no encuentra la soledad deseada,
unos pies sin dueño entre la basura,
ese festivo que nunca llega en el calendario.
Y de nuevo, estupefacientes en exceso.

#miabrigomibufandayyo

Versos robados a una mente cualquiera,
encías incapaces de seguir sujetando los dientes,
excretas endurecidas negándose a abandonar el barco,
burda imitación representada en sombras chinas
y la voz diciendo que "por hoy todo ha terminado".
Se cancela la función hasta mañana.

#miabrigomibufandayyo

Un cuerpo arrastrado por la marabunta,
narrativa mal estructurada,
un escritor sin nombre,
la novela a la que no supe ponerle título.
Un "the end" entre cubiertas ilustradas.

#miabrigomibufandayyo

Personas aplastadas bajo el peso del cielo,
rigidez en las articulaciones,
rigor mortis tras cada orgasmo,
una puerta sin habitación al otro lado,
una habitación sin puerta de entrada.
Pasos caminando tras huellas anónimas.

#miabrigomibufandayyo

Ruido en el interior del interior de la cabeza,
desgracias escritas en carteles de cartón,
semen despertando del  aletargado sueño de la abstinencia,
cocaína sobre tetas de silicona y penes alargados
por cirugía paliativa.
El ataúd donde enterraron a todos los hermanos gemelos muertos.