viernes, 6 de enero de 2017

Inspiración

 A veces, obstinados en encontrar la inspiración a cualquier costa, azotamos y recriminamos a las musas y forzamos lo "antinatural" para darle naturalidad. En estos casos nos olvidamos de mirar a nuestro alrededor.

Paseo Vallcarca (Barcelona)

 Porque a veces, la inspiración está frente a nuestras narices, en esos montones de basura que se acumulan a los pies de cualquier contenedor o en los coches viejos que se oxidan olvidados en cualquier aparcamiento mientras lloran por la añoranza de sus "días de gloria".


Platja Gran  (Calella)

  A veces, la inspiración está en un baño público, maloliente y sucio; otras, en la cola del supermercado o en el sabor a sangre que se nos queda en la boca después de la visita de rigor al dentista.

  A lo mejor debemos dejar de buscarla y dejar que ella nos encuentre, o sencillamente, observar con más detenimiento el mundo que nos rodea.