martes, 30 de mayo de 2017

So Ham


Sonríe.
Lávate los dientes,
frótalos hasta que el cepillo
te haga escupir
hilos de sangre entre la espuma blanquecina. 
El día empieza.
Ropa interior limpia,
vaqueros gastados y All Stars rotas. 
Eres la hostia, insuperable, irrepetible.

Inspira (sooooooo).
Expira (haaaaaam).

Los últimos nunca serán los primeros,
la selección natural
no se anda con tonterías
y tú siempre has sido el último.
El último en nacer,
el último llegar,
el último en ser elegido
para el partido a la hora del recreo,
el último de esa interminable cola
en la charcutería  del supermercado.

Inspira (sooooo).
Expira (haaaam).

Te llamarán "gordo"
si el aliento te huele a Donnuts,
"pelota" si te huele
al culo de tu jefe
y "puta" si lo hace
a semen demasiado ácido.
Al final no somos más
que meros adjetivos
-intenta que sean humillantes,
así será más divertido-
una simple palabra
y tu vida quedará calificada
para siempre.

Inspira (sooooooo).
Expira (haaaaaam).

Escribe poesía,
participa en Jams literarios,
haz recitales,
presenta tu puto libro,
dales lo que quieren,
nunca serás nadie
si no perteneces a esta 
farándula de mierda
y tú... tú eres la polla.

Inspira (sooooooo).
Expira (haaaaaam).

Un puñado de poemas
que nadie entiende.
Unos libros 
que nadie compra.
Tranquilo.
Tu momento de gloria
está a la vuelta de la esquina,
pero cuidado no se te escape
mientras realizas tu deposición diaria
en el vater de cualquier
bar de mala muerte.
El infierno está lleno
de buenas intenciones y las cañerías
de fecalomas que impidieron la gloria.

Inspira (sooooooo).
Expira (haaaaaaam).

Alcanza el Nirvana
hasta pasarlo de largo,
estás por encima de todo,
de la paz mental,
de los barbitúricos,
de la muerte poniéndote
huevos en el estómago,
de los parásitos
en las heces...
El día comienza,
Lávate los dientes. Sonríe. Inspira (sooo....